Científicos descubren el origen de los enigmáticos planetas errantes de la nebulosa Roseta

Planeta errante

Desde hace años los astrónomos han observado la existencia de planetas errantes, o como también se les conoce planetas interestelares; objetos con una masa equivalente a un planeta pero que no están sujetos al campo gravitatorio de  ninguna estrella.

Hasta hace poco los astrónomos creían que estos planetas se originaban dentro de un sistema planetario alrededor de una estrella, como es el caso de nuestro sistema solar, pero que al ser expulsados bien sea por una fuerte colisión con otro cuerpo celeste o por efecto del campo gravitatorio de otro astro, vagaban libremente por la galaxia.  Pero recientes observaciones realizadas por un grupo de astrónomos de Suecia y Finlandia, han descubierto que estos planetas también pueden formarse solos.

Nebulosa Roseta situada a 4 600 años luz de la Tierra en la constelación del Unicornio.

Nebulosa Roseta situada a 4 600 años luz de la Tierra en la constelación del Unicornio.

Según se relata  en un estudio publicado el 19 de Agosto en la página web de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Suecia, analizando los datos obtenidos a través de las observaciones de la  Nebulosa Roseta, se identificó la existencia de pequeñas  nubecillas,  pequeñas en términos astronómicos porque cada una  puede  tener  un tamaño equiparable a 50 veces la distancia del Sol a Neptuno,  pero muy densas y compactas, y muchas de ellas con núcleos muy condensados,  a las que llamaron globuletas.

La nebulosa Roseta es una enorme nube de gas y polvo a situada a 4 600 años luz de distancia en la constelación del Unicornio.   Las globuletas que contiene, se descubrieron al analizar las ondas de radio captadas con el telescopio de 20 metros del Observatorio Espacial de Onsala en Suecia, las ondas submilímetras obtenidas por el radio telescopio APEX de Chile y las ondas de  luz infrarroja observadas con el New Technology Telescope (NTT) en el Observatorio de La Silla en Chile.

Con todas estas mediciones fueron capaces de determinar que muchas de estas globuletas son los suficientemente densas y compactas como para formar planetas al colapsar sobre sí mismas bajo su propio peso.  Se cree que las más masivas pueden incluso llegar a formar lo que se conoce como enanas marrones. Según apunta Carina Persson, astrónoma de la Universidad de Tecnológica de Chalmers.   Las enanas marrones, algunas veces llamadas estrellas fallidas, son astros cuyo masa oscila entre la de los planetas y la de las estrellas.

El estudio también demuestra que estas pequeñas nubes se alejan de la nebulosa Roseta a gran velocidad, unos 80 000 kilómetros por hora.

Según lo explica Minja Mäkelä, astrónoma de la Universidad de Helsinki, las globuletas pueden tener su origen al romperse los pilares de polvo producidos por la intensa radiación de las estrellas jóvenes;  y son alejadas del centro de la nebulosa gracias a la presión ocasionada por la radiación de las estrellas extremadamente calientes que se encuentran en el centro de la misma.

El equipo de Gösta Gahm, astrónomo que lideró el proyecto, cree que durante la historia de la Vía Láctea un sinnúmero de nebulosas como la Roseta han surgido y desaparecido, y en todas ellas pudieron formarse muchas globuletas, capaces de formar planetas y enanas marrones, que ahora viajan a gran velocidad por los confines de la nuestra galaxia, en donde se calcula que existen unos 200 000 de estos cuerpos celestes.

Fuente: http://www.chalmers.se/en/news/Pages/Free-floating-planets-may-be-born-free.aspx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s