Ladrones de cuerpos, parásitos que controlan la mente y zombis reales

Parece que los zombis están otra vez de moda, pero ¿sabías que el reino animal no está exento de la amenaza de estas aterradoras creaturas? A continuación veremos tres casos verdaderamente aterradores.

Leucochloridium

Es un parásito que se reproduce en el tracto digestivo de algunas aves, especialmente los petirrojos, pero primero vive durante un tiempo como huésped de un infortunado caracol.

Todo comienza cuando los caracoles se comen las heces de los pájaros que contienen los microscópicos huevecillos de este parásito, una vez dentro, eclosionan inflamando los tallos de los ojos del caracol y dotándolos de vistosos colores, haciéndolos muy similares a las jugosas orugas que tanto gustan a estos pajarillos.

En un  caracol normal, los ojos son del mismo color que su cuerpo.

En un caracol normal, los ojos son del mismo color que su cuerpo.

Caracol infectado, sus ojos están inflamados y presentan brillantes colores.

Caracol infectado, sus ojos están inflamados y presentan brillantes colores.

Así el caracol, al escalar sobre las hojas de las plantas y exhibir sus ahora brillantes y apetitosos ojos, está enviando sin saberlo una señal a las aves para que lo devoren. De esta forma el parásito se las ingenia para entrar en el estómago de estas aves, que es el sitio adecuado para su reproducción, y cuando el pajarillo defeca los huevecillos, no hay más que esperar a que el próximo hambriento e incauto caracol los devore para continuar con su escalofriante ciclo vital.

Ophiocordyceps

Este es un hongo que ataca a una especie particular de hormiga, hasta convertirla en un auténtico zombi.

Una vez que ingresa en el organismo de su víctima a través de su cuerpo, comienza el control mental. Las hormigas infectadas empiezan a sufrir convulsiones y caen al suelo para después levantarse y escalar el tallo de una planta, para con sus mandíbulas, quedar enganchada en un letal mordisco a la vena principal de una de las hojas, siempre a una altura de exactamente 25 centímetros del suelo y en una orientación específica que proporcione la cantidad adecuada de humedad. Al cabo de un tiempo, de la cabeza de la hormiga brotará el tallo del hongo que luego de 4 a 10 días libera sus esporas.

moden-day-ant2-300x200

La ciencia aún desconoce cómo se produce este espantoso proceso. Al diseccionar a una de estas hormigas zombi, han descubierto que el hongo libera químicos alcaloides que consumen por dentro al insecto, al punto de que cuando este muerde la hoja, su cabeza está repleta con las células de este hongo, las cuales controlan el movimiento de su mandíbula.

Una sola hormiga infectada puede contagiar de 20 a 30 hormigas más en un área de 1m2, convirtiendo la zona en una especie de cementerio zombi, se ha visto cómo el ophiocordyceps ha exterminado colonias enteras de hormigas.

Como defensa contra esta amenaza, algunas hormigas han desarrollado la habilidad de detectar cuando un ejemplar de su especie ha sido infectado y así las hormigas sanas expulsan a la moribunda muy lejos de la colonia para evitar la exposición a las letales esporas del hongo.

Afortunadamente este hongo es incapaz de alterar el cerebro humano, ni parece que vaya a evolucionar para hacerlo en un futuro próximo.

 

Polydnaviruses

Así se conoce a una avista parasitoide de la familia apocrita.

Las avispas hembra infectan a las orugas, bien inyectándoles los huevos o simplemente poniéndolos sobre su cuerpo, llegando también a segregar productos que protegen a los huevos del sistema inmune de la oruga. Una vez parasitada, la oruga comienza a comer descontroladamente hasta ser ampliamente obesa. Las larvas en su interior comienzan a alimentarse de su sangre hasta alcanzar 1/3 del peso del animal y para entonces comienzan a devorarla por dentro, pero teniendo especial cuidado de no comerse los órganos vitales a fin de mantener a la oruga con vida.

Después de 2 semanas de comer y desarrollarse, se abren camino hacia el exterior a través de la piel, mientras liberan ciertos químicos que paralizan al animal. Una vez fuera, tejen capullos de seda para crear el ambiente que necesitan para la siguiente fase de su metamorfosis. Pero como aún son vulnerables y pueden ser devoradas o parasitadas a su vez por otras avispas, la oruga, víctima de una especie de control mental, comienza a tejer su seda alrededor de las larvas de la avispa, en lugar de hacerlo sobre sí misma, dándole a sus antiguos parásitos una capa de protección extra. Lo más llamativo es que el efecto del polydnavirus no se limita a eso, sino que convierte a la oruga en un feroz guardián. La oruga zombi protege a las larvas peleando incesantemente contra los posibles agresores hasta que literalmente fallece por inanición.

La oruga zombificada,  actúa como feroz guardián de la larvas.

La oruga zombificada actúa como feroz guardián de la larvas.

Aunque algunos animales desarrollan medios para contrarrestar el ataque de sus parásitos, estos también evolucionan adaptándose a ellos. Sin embargo la de los hiperparásitos que parasitan a los parásitos; afortunadamente también existen frenos y balanzas que permiten equilibrar las oportunidades de sobrevivir.

Fuente:

http://www.fromquarkstoquasars.com/body-invaders-and-zombies-of-the-animal-kingdom/

Anuncios

Puertas al infierno o lugares sagrados, 11 lugares donde el fuego nunca se apaga.

Los fuegos eternos que describen muchas mitologías y religiones del mundo no son algo ficticio, existen lugares fascinantes en donde las llamas sagradas llevan ardiendo miles de años.  A continuación una lista de los más conocidos y otros que no lo son tanto.

1.  Mount Wingen o Montaña Ardiente, en Australia.

Montaña Ardiente

Se encuentra a 224 kilómetros al norte de Sydney. Debido a sus numerosos conductos por donde sale humo sulfuroso, se llegó a pensar que esta montaña era un volcán, pero posteriores investigaciones se percataron que bajo su superficie existe una veta de carbón de unos 2 metros de ancho y 30 metros de profundidad.

La leyenda local que cuentan los wonnarua, dice que el origen del fuego se debe a que una mujer angustiada porque su esposo no regresó de una batalla, subió a la montaña dispuesta a morir, pero en lugar de ello, fue convertida en piedra que llora lágrimas de fuego y que dichas lágrimas al deslizarse por la montaña la mantienen encendida. Sin embargo una explicación más acreditada, sugiere que el fuego se originó bien por el impacto de un rayo o por combustión espontánea y que lleva ardiendo desde hace ¡6 000 años!.

2.  Baba Gurgur, Irak Baba Gurgur

Ateshgah Templo del fuego

Ateshgah Templo del fuego

En el norte de Irak, en la ciudad de Kirkuk, arde este fuego eterno, que según los expertos son el resultado de la emisión de gas natural a través de las grietas de las piedras. Muchos creen que es el mismo que se menciona en el Antiguo Testamento en el capítulo 3 del libro del Daniel, en donde se cuenta la historia de tres jóvenes hebreos que fueron mandos a arrojar a este ardiente horno por Nabucodonosor, rey de Babilonia. Este fuego perenne es de gran valor simbólico para los habitantes de Kirkuk, los pastores lo utilizan para mantener a sus rebaños calientes durante los fríos meses de invierno, y los habitantes de la zona llevan cientos de años aprovechando el asfalto natural para construir sus casas y carreteras,   incluso es considerado como lugar de peregrinación por las mujeres que desean tener un hijo varón.

3.  Brennender Berg, (Montaña ardiente) Alemania. Brennender BergMás que una montaña es un acantilado, en donde una veta de carbón ha estado ardiendo desde 1688, hace más de 300 años. Según la tradición del lugar, el fuego comenzó cuando un pastor prendió el tocón de un árbol que al arder hasta las raíces incendió la veta de carbón; pero lo más probable es que haya sido un caso de combustión espontánea, producto de la una minería mal planificada. Aunque actualmente no hay enormes llamaradas como en el pasado, la combustión se percibe a través de las ardientes brasas y el sulfúrico humo que rodea la zona. Sin embargo el lugar ya no es considerado tan peligroso como en siglos pasados, incluso está abierto al público y es posible darse un paseo después de la lluvia.

4.  Centralia, Estados Unidos. centraliaEl estado de Pensilvania es una zona rica en carbón y como tal ha sufrido varios incendios en sus vetas que eventualmente han terminado extinguiéndose, excepto en un pueblo llamado Centralia. Todo comenzó cuando el 27 de mayo de 1962 un grupo de bomberos incendiaron un hoyo, anteriormente excavado para extraer carbón, con el propósito de limpiarlo y así hacer más espacio para usarlo como vertedero de basura. Ese mismo día por la noche vertieron agua sobre el fuego hasta apagarlo, o al menos eso creyeron, porque al día siguiente se lo encontraron nuevamente ardiendo e incluso se había extendido por todas las minas del subsuelo. Todos los intentos por extinguir el incendio resultaron fallidos, llegando a ocasionar problemas de salud a sus habitantes a causa del monóxido de carbono que desprendía. Pero no fue hasta 1984 cuando el congreso de Estados Unidos asignó más de 40 millones de dólares para la reubicación de la población del lugar, la cual en su mayoría accedió a mudarse a pueblos vecinos; sólo 10 personas viven actualmente en la zona, en la que la mayoría de edificios se encuentran ya destruidos y los arbustos y árboles crecen por doquier. La única señal del incendio que aún subyace es el humo que sale del suelo al Sur del municipio, las humeantes grietas de la carretera 61, (cerrada desde 1990), y las chimeneas alrededor del cementerio. Actualmente no hay planes para extinguir el incendio que se encuentra a 1600 metros bajo la superficie y que es alimentado por una veta de carbón de 13 kilómetros de extensión que bien puede continuar ardiendo durante 250 años más. Centralia ha servido de inspiración para la serie de video juegos Silent Hill.

5.  Smoking Hills, CanadáSmoking HillsLas Montañas Humeantes, están localizadas en la costa este del Cabo Bathurst, cerca del océano Ártico y en medio de un grupo de lagos, en los territorios del noroeste de Canadá. Descubiertas en 1826 por el explorador John Franklin, se caracterizan por sus constantes humaredas producto del carbón que arde en su interior.   Su suelo contiene grandes depósitos de lignito, sulfuro y esquisto bituminoso, y precisamente la combinación del sulfuro y el lignito provocó una combustión espontánea que se cree lleva ardiendo cientos de años. Los diversos químicos de las rocas ardientes, han dejado brillantes y coloridas franjas a lo largo de las colinas. El humo que producen las vetas de carbón es extremadamente ácido, los lagos que rodean las montañas humeantes están contaminados con dióxido de sulfuro, por lo que sólo pueden ser habitados por especies que soportan bien los ambientes ácidos; la población más cercana, Paulatuk, se encuentra a unos 105 kilómetros al este. En 1850 el explorador Robert McClure tomó muestras de los minerales ardientes, que terminaron por hacer un hueco a través de su escritorio de caoba.

6.  Emalahleni, Sudáfrica Emalahleni, SudáfricaSituada en la provincia de Mpumalanga, la otrora conocida como Witbank, es ahora bautizada como “lugar de carbón”. Esta región era rica en minas que fueron abandonadas en 1953 y algunas de ellas están ardiendo desde entonces, pues al contacto con el oxígeno entran en combustión de forma espontánea. La zona es altamente peligrosa ya que los pasadizos subterráneos son propensos al colapso lo que ha provocado la muerte y causado heridas a varias personas a través de los años.

7.  Cueva del agua y fuego, Taiwan Cueva agua y fuegoAunque de todos es sabido que el agua y el fuego no se pueden combinar, la particular geología de este lugar, cerca del Templo Biyun, a creado este paradójico fenómeno. Se trata de una cueva de piedra con un manantial del cual surgen burbujas de metano que mantienen el fuego constantemente encendido, dando la apariencia de surgir tanto de las rocas como del agua. Los habitantes de la zona cuentan que el sitio fue descubierto en 1701 por un monje, por lo que se puede decir que lleva encendido más de 300 años.

8.  Yanar Dag, Azerbaiyán Yanar_DaghEsta montaña ardiente, se encuentra en una ladera de la península de Absheron, también conocida como tierra de fuego, en el Mar Caspio, cerca de Baku la capital de Azerbaiyán. Se cree que fue incendiada de forma accidental por un pastor en la década de 1950, pero no es la única de estas montañas de fuego, ya que existen varias en la región que eran conocidas desde la antigüedad, incluso fueron mencionadas por Marco Polo y Alexander Dumas al escribir sobre el Templo de fuego del Zoroastrismo o Baku Ateshgah, que actualmente es considerado como reserva histórico-arquitectónica. Tanto Yanar Dag como Ateshgah, no son considerados como volcanes de lodo, sino que se trata de pendientes formadas en la porosa superficie arenisca por la que constantemente se filtra el gas almacenado en el terreno. En Yanar Dag las llamas oscilan entre los 3 y hasta los 10 metros. Es tanta la concentración de gas acumulado en la zona que incluso la superficie de los arroyos cercanos pueden ser encendida con una simple cerilla. Estos arroyos ardientes son considerados como curativos por los pobladores que acuden a ellos para aliviar sus dolencias.    

9.  La puerta al infierno, Turkmenistán Puerta al infiernoLos habitantes bautizaron con ese nombre este yacimiento de gas natural en la provincia de Ahal en Turkmenistán, debido al barro hirviendo, el intenso fuego y las llamaradas color naranja que emanan de este enorme cráter. El incendio comenzó en 1971 cuando ingenieros soviéticos comenzaron las perforaciones para extraer el gas, pero cuando el terreno bajo la plataforma de perforación colapsó, formando un enorme cráter de 70 metros de diámetro y 30 de profundidad, y debido al temor producido por la emanación de gases tóxicos, se decidió que lo mejor sería quemar el gas, pensando que el fuego se extinguiría en cuestión de semanas; lo cierto es que después de 40 años continúa ardiendo.

10.  Las cascadas del fuego eterno, EEUU Lllamas eternas, NYSe encuentran en el Parque Chestnut Ridge en la Reserva de Shale Creek. Se cree que fueron encendidas por los nativos americanos hace miles de años. Aunque se conoce la fuente de ignición (gas etano y propano) se desconoce de dónde proviene y como se filtra en el rocoso recinto.

11.  El fuego de la Quimera, Turquía Fuego de la QuimeraEn la montaña Olimpos cerca de la ciudad de Antalya, se encuentra este sitio que la creencia ancestral considera como lugar de origen de la Quimera, creatura mítica compuesta por partes de diferentes animales y que escupe fuego al sentirse amenazada. Esta serie de fuegos se agrupan en un área de 5 000 m2 y son alimentados por las emisiones de gas natural que parecen variar según las estaciones, siendo más intensas en los meses de invierno. Se sabe que Yanartas o (roca ardiente) como también se conoce este lugar, lleva ardiendo al menos 2 500 años. Aunque las llamas pueden ocasionalmente extinguirse al cubrirse de polvo, se encienden automáticamente con sólo quitar el mismo.