Ison el cometa Lázaro.

Ison sigue vivo

El cometa Ison sigue vivo.

Aunque ayer parecía que el cometa se desintegraba ante las cámaras de la NASA y la ESA, hoy el cometa ha vuelto a brillar.  Aunque no se sabe con exactitud que tan grande es ahora su núcleo o cuán brillante será.

Cuando todos lo daban por muerto, un cometa sin cabeza del que sólo quedaba su cola, parece que  el viento solar y su posicionamiento ante las cámaras y el polvo no nos dejaron ver lo que realmente estaba sucediendo, y hoy contra todo pronóstico las cámaras lo han vuelto captar.

Se desconoce si su órbita sigue siendo la misma y si podrá darnos el espectáculo que en un principio esperábamos, pero sin duda  emoción si que nos  ha dejado.

Pueden ver el video de su “muerte y resurrección” aquí.

¿Qué hemisferio del cerebro lo domina a usted, el derecho o el izquierdo? ¿Qué podríamos hacer si usáramos todo nuestro cerebro? Los mitos más populares sobre el cerebro.

Cerebro

Por décadas la cultura popular nos ha hecho creer que las personas más metódicas y analíticas poseen cerebros con un hemisferio derecho dominante, pero lo cierto es que la ciencia nunca ha respaldado semejantes afirmaciones.

En un artículo publicado en la revista PlusOne, se describe como investigadores de la Universidad de Utah, han demostrado experimentalmente que esta creencia no es más que un simple mito. Si bien la finalidad de este experimento no era el de desmitificar este concepto, sino el de entender mejor la lateralización para tratar condiciones tales como el síndrome de Down, el autismo o la esquizofrenia, en donde el hemisferio izquierdo y derecho del cerebro tienen roles atípicos.  Al escanear más de mil cerebros los científicos no hallaron evidencia de que existan personas que preferentemente usen más el hemisferio derecho o el izquierdo de sus cerebros, puesto que todos los que participaron en este estudio demostraron sin lugar a dudas, que usaron todo su cerebro de forma equitativa durante el transcurso del experimento.

Lo que sí es cierto, es la preferencia del cerebro por usar una región más que otra para realizar determinadas funciones, a esto se le conoce como lateralización.  Así tenemos que el habla emana del lado izquierdo del cerebro en la mayoría de las personas diestras, lo cual no significa que los grandes escritores u oradores usen más el hemisferio izquierdo de sus cerebros, o que en ellos este hemisferio sea más rico en neuronas.  De hecho es la conexión entre ambas zonas del cerebro lo que hace que las personas sean capaces de dedicarse tanto al pensamiento analítico como a la creatividad.

Los científicos han llegado a estas conclusiones después de escanear el cerebro de más de 1 000 personas entre los 7 y los 29 años, y estudiar la actividad de 7 000 áreas del cerebro y las conexiones neuronales dentro y entre esas regiones,  y se observó que ambos hemisferios presentaban pautas similares en sus redes de conectividad, y además no se hallaron patrones donde hubiese una mayor conexión o redes cerebrales en el hemisferio derecho o izquierdo en ninguna de las personas analizadas.

Origen del mito:

El mito de que existen personas con un hemisferio cerebral predominante puedo haber surgido cuando el ganador del Premio Nobel e investigador Roger Sperry en un experimento realizado en 1960 estudió a personas con epilepsia a los que previamente les habían extraído una parte de su estructura cerebral llamada cuerpo calloso, y dado que el cuerpo calloso conecta ambos hemisferios del cerebro, esos pacientes ya no podían comunicarse.  Lo cual facilitó a Sperry y otros investigadores a través de una serie de brillantes experimentos, el determinar cuáles regiones del cerebro estaban relacionadas con el habla, las matemáticas, el dibujo, etc.

Dichos hallazgos fueron posteriormente usados por entusiastas de la psicología popular para crear la noción de que la personalidad y otros atributos humanos estaban relacionados con tener un hemisferio cerebral más predominante que el otro.

¿Usamos la totalidad de nuestra capacidad cerebral?

El segundo mito más extendido sobre el cerebro, es que sólo usamos un 10% de su capacidad.

Aunque en este caso no se sabe con exactitud cómo surgió el mito, se sospecha que todo pudo ser consecuencia de una frase de un psicólogo y autor estadounidense William James, que en su libro titulado  “The energies of Men” (“Las energías de los hombres”), decía que “sólo hacemos uso de una pequeña parte de nuestros potenciales mentales y físicos”.   También hay quien atribuye el mito a una mala interpretación de una cita de Albert Einstein para explicar el porqué de su elevado intelecto.

Como lo explicó para la revista Scientific American el neurólogo Barry Gordon de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, “La perpetuación del mito surge de las propias concepciones que tiene la gente sobre sus propios cerebros; ellos son conscientes de sus deficiencias y las interpretan como evidencia de la existencia de cantidad de materia gris inutilizada, lo cual es completamente falso.  Lo que es correcto sin embargo, es que en ciertos momentos como cuando simplemente estamos quietos pensando, tal vez entonces sólo estemos usando un 10% de nuestro cerebro, pero la mayoría del tiempo nuestro cerebro está en completa actividad”.

Usando tecnología de imagen los investigadores han podido observar que si bien es cierto que en determinados momentos no todas las regiones del cerebro están en marcha, ocurre lo mismo que con los músculos de nuestro cuerpo, la mayoría de encuentran activos las 24 horas del día.

El cerebro representa el 3% del total de nuestro peso corporal, pesa en promedio 1.360 gramos y usa el 20% de la energía del cuerpo.  El resto de la energía es usada para controlar otras actividades, sean inconscientes como los latidos del corazón, o conscientes como conducir un vehículo.

cerebro

Como lo explica John Henley neurólogo de la Clínica Mayo, “la evidencia sugiere que diariamente usamos el 100% de nuestro cerebro, aun cuando dormimos, áreas como el cortex frontal (que controla los pensamientos de más alto nivel y la propia consciencia) o áreas somatosensoras (que ayudan a que podamos ser conscientes y percibir nuestro alrededor), están activas.  Por ejemplo,  en el simple acto de prepararnos el café por la mañana: caminar hacia la máquina de café, alcanzarla, servirnos la bebida en la taza y aún dejar espacio extra en ella para la crema, los lóbulos occipitales y parietales, el motor sensorial, el cortex somatosensorial, el ganglio basal , el cerebelo y los lóbulos frontales están activos.  Una tormenta de actividad neuronal ocurre casi a través de todo el cerebro en el corto periodo de unos segundos.

Esto no significa que si el cerebro resulta dañado una persona será incapaz de realizar las actividades cotidianas, Henley explica que “las personas que tienen partes de su cerebro dañado o que incluso le han sido extirpadas, son capaces de hacer vida normal porque el cerebro se encarga de compensar y asegurarse de que las partes restantes se encarguen de realizar esas actividades”.

Misterios que aún esconde el cerebro:

A través de escaneos cerebrales, los científicos han descubierto que las neuronas encargadas de realizar actividades similares tienden a agruparse, por ejemplo: las neuronas encargadas de controlar el movimiento del dedo pulgar tienden a agruparse junto a las encargadas del movimiento del dedo índice.

Lo que aún se desconoce es cómo los racimos de neuronas de las diferentes áreas del cerebro colaboran para formar la consciencia.  Hasta ahora no hay evidencia de que la consciencia radique en una parte determinada de nuestro cerebro, lo que hace creer a los investigadores que puede ser el producto de un esfuerzo neuronal colectivo.

Otro misterio que se esconde dentro de  nuestros arrugados córtices, es que de casi todas las células del cerebro, sólo el 10% son neuronas, el otro 90% son células gliales que encapsulan y sustentan a las neuronas pero cuyas funciones son casi desconocidas.

Así que no se trata de que sólo usemos el 10% de nuestros cerebros, sino que sólo conocemos el 10% de sus funciones.

Fuentes:

http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0071275

http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=people-only-use-10-percent-of-brain

 

El cometa Ison comienza a hacerse más brillante mientras se acerca al Sol

Mientras el cometa se acerca al Sol comienza a aumentar su brillo y a exhibir una doble cola, tal y como se observó anoche.

Mientras el cometa Ison se acerca al Sol comienza a aumentar su brillo y a exhibir una doble cola, tal y como se observó anoche.

El esperado cometa Ison empezó a ser visible desde la semana pasada con una magnitud 8, aún invisible a simple vista pero observable a través de telescopios, sin embargo anoche varias personas alrededor del mundo han reportado que el cometa empezó a brillar intensamente pudiendo observarse a simple vista desde lugares  con cielos poco contaminados lumínicamente, por lo que podemos decir que Ison ha alcanzado ya la magnitud 6.

Aun se desconoce la causa del porqué ha incrementado su brillo en casi 2 magnitudes en menos de 24 horas, pero se sospecha a que puede deberse a una fractura de su núcleo de hielo debido a su acercamiento al Sol y que ha provocado una rápida evaporización del hielo aumentando el brillo que emite; otro indicio de que esta fractura del núcleo está ocurriendo nos la da la doble cola que ahora presenta.

Una es la cola de iones, una delgada cinta de gas ionizado que es desprendido del cometa por el viento solar, y que apunta hacia el lado opuesto del Sol.

La otra cola es, la cola de polvo que desprende mientras recorre el sistema solar,  las partículas de polvo al ser más pesadas son menos propensas a ser esparcidas por el viento solar, por lo que el polvo tiende a quedarse en el sitio donde fue desprendido, dibujando la orbita del cometa en lugar de apuntar en dirección opuesta al Sol, como ocurre con las partículas de gas.

Mientras el cometa se acerca más al Sol pueden emerger nuevas colas o bien puede suceder que las colas existentes exhiban nuevas características al manar más condensaciones de gas desde su ahora activo núcleo.

Se ha calculado que el 28 de noviembre Ison alcanzará la atmósfera solar, por lo que se espera que pueda aumentar aún más su brillo  en estos días, debido a que el calor solar erosionará aún más material de su núcleo, claro, siempre y cuando el cometa no se desintegre primero.

Ison se puede observar justo antes de la salida del Sol hacia el Este, en la constelación de Virgo, para los que tienen un telescopio GOTO se recomiendan introducir estas coordenadas.

La noche del 17 y el 18 de noviembre el cometa pasará por la estrella Spica, (que  por su brillo es muy fácil de localizar) lo cual facilitará  ubicar el cometa incluso a las personas no acostumbras a este tipo de observaciones.

¿Pudo el faraón Tutankhamon ser víctima de combustión humana espontánea?

Tutankhamon

Pese a que han transcurrido más de 3 300 años desde la muerte de este famoso soberano, el misterio aún planea sobre las circunstancias que produjeron su prematura muerte y lo que posteriormente pudo ocurrirle a su célebre momia.

Al examinar las notas originales de Howard Carter, (el descubridor de la tumba de Tutankhamon), el arqueólogo Chris Nauton, director de la Sociedad de Exploración Egipcia se encontró con que Carter había escrito que el cuerpo del faraón parecía haber sido quemado.  Ante este interesante hallazgo, Nauton se puso en contacto con el egiptólogo Robert Connolly de la Universidad de Liverpool, quien conservaba restos de la carne y huesos del faraón en su oficina; los cuales al ser examinados bajo un microscopio electrónico confirmaron la observación de Carter, los restos del faraón habían sido quemados después de ser colocados en su tumba, lo cual resulta bastante extraño para las costumbres egipcias de la época y el trabajo de momificación a la que fue sometido el cuerpo.

Los detalles de este descubrimiento se expondrán el documental “Tutankhamon: El misterio de la momia quemada”, que saldrá al aire próximamente en un canal de televisión de pago.

¿Cómo pudo haberse quemado la momia del faraón?

Los expertos sugieren que los aceites usados para impregnar los linos de la mortaja  durante proceso de  embalsamamiento eran altamente inflamables  y que al entrar en contacto con el oxígeno, iniciaron una reacción en cadena que encendieron y “cocinaron” el cuerpo del faraón Tut a temperaturas que sobrepasaron los 200 ºC.

La causa del incendio según el biólogo británico Brian Ford, pudo ser un fenómeno conocido como combustión humana espontánea, Ford cree que la acetona inflamable producida por el cuerpo, en presencia de una chispa producida consecuencia de la electricidad estática o bien por otra fuente de ignición, pudo ocasionar la combustión de la momia.

La deficiente técnica de momificación usada, y ahora el descubrimiento del incendio de la momia, junto con la evidencia conocida desde hace años, sugiere que el faraón fue enterrado apresuradamente, por ejemplo, las manchas en las paredes de la tumba consecuencia de la actividad microbiana, han hecho creer a los investigadores que las pinturas estaban aún húmedas al momento de sellar la tumba.  Pero, ¿porqué tanta prisa?

Una muerte prematura pudo haber sido la causa:

Mucho se ha escrito sobre las causas que provocaron la muerte del joven faraón, desde un asesinato planeado por tu tío el sacerdote Ay como venganza por haber restablecido en el poder a los sacerdotes de la  antigua religión de Amón abolida por Akenaton, hasta  como según sugiere la más reciente teoría (2007), pudo ser consecuencia de un accidente de carruaje.

En un estudio comparativo de las heridas que presentaba la momia del faraón con aquellas constantemente observadas en las víctimas de accidentes de colisiones, publicado en el periódico  Las Vegas Guardian, se sugiere que el joven faraón estaba de rodillas cuando fue atropellado por un carruaje que le aplastó las costillas, destrozó su pelvis y muchos de sus órganos internos, incluido su corazón, lo cual podría explicar porqué su corazón no se encontraba dentro de su cuerpo momificado.

Fuentes:

http://guardianlv.com/2013/11/king-tutankhamun-ancient-mystery-finally-solved/

http://www.livescience.com/40925-king-tuts-death-spontaneous-combustion.html